No todo es capacidad en las tarjetas de memoria

Como cualquier usuario de tecnología tengo varias tarjetitas, tarjetas, pendrives y discos donde reparto de forma ordenada y meticulosa (cuec!) mi data. A pesar de haber escuchado muchas veces que no todo el hardware está hecho igual, suelo omitir esa regla y termino comprando por precio. Sin embargo hoy me topé con un interesante artículo en tested que va al fondo de las tarjetitas (flash) y nos hace a mirar otros números impresos en las tarjetas a parte de la capacidad, esos chiquititos que indican la tasa transferencia (Velocidad a la que se mueven los datos entre el dispositivo y la tarjeta)

Con las cámaras digitales de video y fotografía que aumentan casi anualmente su capacidad de generar mega archivos de las imagenes, la velocidad a la que la tarjeta es capaz de escribir los datos podría transformarse en un asunto serio, si nos tomamos en serio capturar imagenes.

Probablemente si usamos como compresor al querido JPG nada de lo anterior es muy relevante a menos que se usen rafagas a super resoluciones. Hoy que el mercado crece hacia el segmento prosumer y las SLR ya se ven los bautizos, la playa y los viajes, es buena idea revisar que tipo de tarjeta estamos usando y por supuesto hay que averiguar a que velocidad se transfieren los datos desde el buffer de la cámara a la tarjeta, de lo contrario la tarjeta con escrituta super rápida no servirá de mucho.

En mi experiencia me he topado con tarjetas SDHC (High Capacity) no compatibles con algunos lectores externos de más de 3 ó 4 años, la situación me complicó bastante la primera vez que me sucedió ya que pensé que la tarjeta estaba mala y el trabajo iba directo a la basura (Solución, cambiar el lector por uno que lea SDHC). En el caso de máquinas (video/foto) que tengan sus años, también es importante revisar si estas son capaces de escribir en las SDHC de 4 ó 32 Gigas y las “super” SDXC de 64.

This entry was posted in Gadgets, hardware and tagged , , , , . Bookmark the permalink.